“Sé que las cosas no son perfectas, pero es nuestra vida”, es una de las líneas de la película que pone en el foco la relación amorosa entre dos mujeres que pertenecen a la industria cinematográfica, pero que empiezan a tomar rumbos diferentes y la llama se empieza a apagar.

Luego de viajar por decenas de festivales, llega a las salas de cine del país la película colombo-española ¿Cómo Te Llamas?, escrita y dirigida por Ruth Caudeli. Esta película cuenta con las actuaciones principales de Silvia Varón y Alejandra Lara, dos mujeres que literalmente dejan su alma y piel en este largometraje.

La película muestra cómo las relaciones entre dos mujeres lesbianas tienen los problemas típicos de una pareja; los celos, las discusiones por el orden del hogar, el deseo de tener hijos y la forma de ver la vida, factores que empiezan a acabar poco a poco con el amor y la paciencia.

Ruth Caudeli, su directora, nació en Valencia, España, y su nombre cada vez tiene mayor reconocimiento en la industria internacional. Además de este proyecto ha presentado otros tres cortometrajes que han estado en el Festivales tan importantes como el de cine de Cannes.

¿Cuándo y cómo nace ¿Cómo te llamas?
Ruth Caudeli: 
¿Cómo te llamas? nace como una voluntad de hablar sobre las relaciones humanas, especialmente sobre las relaciones de pareja y por naturalizar las parejas del mismo sexo. Nació hace 3 años, cuando se empezó la escritura del guion y una vez se terminó se comenzó a rodar en enero de 2017.

¿Es es una historia de amor o desamor? ¿cómo la describiría?
R: La película habla sobre el amor, las diferentes fases del amor y sobre cómo una relación cambia con el paso del tiempo. El amor es mutante. Para mí, ¿Cómo te llamas? habla de eso, la transformación del amor, un cambio que es inevitable.

¿Cómo fue la experiencia dirigiendo la película?
R: Fue maravillosa, era mi ópera prima y estuve rodeada de un grupo maravilloso. Fue demasiado interesante, aprendí muchísimo y por supuesto fue maravilloso tener a Ana Piñeres en el equipo, ella fue ese músculo y ese soporte experimentado que el proyecto necesitaba.

4. Háblenos del proceso creativo del guion
R: Fue un guion que surgió de manera orgánica. Para tener una primera versión no nos demoramos mucho. La historia parte de experiencias personales, de relaciones que he tenido y que he conocido y a partir de ahí, tiene su toque de ficción, sin embargo, no concibo el cine sin verdad y, por lo tanto, sin dejar una parte de mí y de mis experiencias personales. A partir de allí nació el guion.

¿Tuvo algunas referencias de directores o películas para abordar esta historia?
R: Me interesan películas sobre personajes y sobre relaciones de pareja. Uno de los referentes más claros para mí es Drake Doremus y sus películas Like crazy y Equals; por la organicidad y por la manera en la que trabaja con sus actores es para mí el referente más claro.

¿Cómo fue la elección del casting?
R: En el proceso de casting, tampoco nos demoramos. Silvia entró desde el primer momento en el que empecé a escribir el guion y de a poco se fue convirtiendo en Eva porque era la adecuada para transmitir la verdad que necesitábamos. Luego llegó Alejandra con quien la conexión fue inmediata. No fue necesario el casting. Ya tenía a mis personajes. Ambas entraron a la película de una manera muy orgánica.

¿Cómo definieron el plan de rodaje? ¿Cuánto tardó?
R: Estuvimos 4 semanas rodando en Bogotá, con un plan de rodaje muy ajustado. Grabamos en los espacios de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en un casino, en el restaurante Madre, en el Hotel Marriot y en diferentes apartamentos que eran los que correspondían a las viviendas de las protagonistas de la película.

¿Y el montaje?
R: La posproducción fue uno de los procesos que más se dilataron. Fue un proceso de re-escritura del guion. Al principio teníamos una versión más larga de la película y como directora, fue algo difícil tener que eliminar muchas partes ya grabadas porque en mi cabeza ya estaba como un todo, pero al final entendí que era por el bien de la película.

Esta cinta de temática LGBTI se desarrolla en Bogotá, ciudad que también es protagonista en la cinta y que sirve como escenario para recrear la pasión de Candelaria y Eva. Una relación que empezó ardiendo en pasión y que empezó a apagarse con el paso del tiempo debido a celos profesionales y falta de comunicación.

Fuente:

https://www.shock.co/cine-y-tv/con-como-te-llamas-colombia-se-fortalece-en-el-cine-lgbti-ie2636?fbclid=IwAR2qRxeQlZCq6fCGwWhiMp7oP-gi9N2er8UQob43y8sE90M2_El1_B1Wvwg